Vender un niño….

Vender un niño....

Es un tema que me mata y que, cuanto más profundice en él, me partió el alma. No hay nada bueno en él..
Numerosos países de Asia, América Latina, África o la Europa del Este han visto florecer un trágico comercio: la venta de niños.
Acosadas por la pobreza, muchas familias se ven obligadas a vender sus hijos, por 100 o 200$, para subsistir; luego, los traficantes, los venden a las familias de países ricos – si hay “suerte”..- o a las redes de prostitución infantil.
Según UNICEF, más de un millón de niños son vendidos cada año, generando unos beneficios de 10.000 millones de dólares. Europa Occidental es su principal destino. África Occidental y Europa del Este los principales suministradores.
La foto esta hecha en la aldea de Marpha (Nepal).
Una madre, en una familia humilde, “despioja” a su pequeña. En mi primer viaje a la zona, año 1988, en un pequeño “Guest House”, me vendían a una pequeña huérfana, autentica esclava usada para todas las tareas del lugar, por muy poco dinero. No tendría más de doce años.
Reconozco, sin el más mínimo rubor, que estuvimos tentados de comprarla. Ahora tendría una mejor vida sin duda.

Las playas de Mozambique..

Las playas de Mozambique..

Las playas de Mozambique son su principal fuente de riqueza y su patrimonio más importante para convertir este país, muy deteriorado tras la guerra civil, en un destino turístico de primera linea.
Sus 2.400 kilómetros de playas, por lo general aisladas, sin edificios ni construcciones que las rodeen, tan solo naturaleza salvaje, cuentan con arena blanca, aguas cristalinas y un sinfín de posibilidades de disfrutar en ellas.
Pero, por encima de ese paraíso turístico, están sus gentes y sus vidas sencillas.
Mozambique, aún, es Africa en estado muy puro, sencillo y accesible.

La isla del lagarto dorado…

La isla del lagarto dorado…

Morea es una isla de la Polinesia francesa situada al norte de Tahiti; su nombre significa “lagarto dorado” aunque puedo asegurar que no los hay.
Todo se debe a una leyenda según la cual un lagarto dividió, con su cola, la parte norte en dos bahías..
La isla, de perfil montañoso y volcánico vive de los aguacates, pomelos y piñas. También del turismo en el que se emplean muchos de sus quince mil habitantes..
La foto esta hecha al atardecer, navegando a vela por la Bahía de Cook – curiosamente Cook navego por casi todas estas bahías menos por la que lleva su nombre..- en un barco precioso. Morea es un paraíso.
De “compañera”, en el velero, iba una francesita “de buen ver” que resulto ser la vencedora del “Gran Hermano” francés.
Su conversación no era especialmente brillante pero cuando saltaba al agua, desde cubierta, conseguía atraer toda nuestra atención….

Malí: al filo de la navaja…

Malí: al filo de la navaja...

La foto esta hecha en una orilla del río Niger, cerca de la ciudad de Gao. Pero podría estar hecha en cualquier orilla de cualquier río en cualquier ciudad de Malí. O de Africa.
Refleja la vida cotidiana, sencilla, modesta, posiblemente feliz de esos millones de seres que no tienen nada, aspiran a muy poco y conseguirán lo mínimo.
Pero es una escena de paz en un país, Malí, que ahora se convulsiona en una guerra que, me temo, va a tener un fin lejano, complicado, quizás imposible.
Tras el ataque de las tropas francesas y la aparente “victoria”, las cosas se empiezan a torcer y de nuevo el terrorismo islámico se extiende en un país precioso.
Una vez más la comunidad internacional entorna los ojos mientras el país comienza a caminar al filo de la navaja.
Africa, Malí, no se merecen esto.

Esclavo de unas semillas transgenicas…

Esclavo de unas semillas transgenicas…

El maíz es un producto básico y tradicional para los agricultores de Nepal. Supone el 3% del PNB y alrededor del 20% de la ingesta calórica de sus habitantes.
Su cultivo es básico para agricultores que viven en zonas montañosas, aisladas y con pocas infraestructuras para moverse y comerciar con otros productos.
En el 2012, el Gobierno de Nepal subscribió un contrato con la compañía Monsanto, para obligar a los campesinos a utilizar semillas genéticamente modificadas. El “objetivo oficial” era sustituir importaciones y aumentar la producción para una población hambrienta y desnutrida; Nepal solo produce la mitad de lo que necesita..
Pero tras el anuncio de este acuerdo, los manifestantes se unieron ante la Embajada USA en Katmandú para protestar contra Monsanto..
Según los campesinos, el primer año las semillas rinden un poco más pero luego empieza a declinar la producción y hay que empezar a comprar más y más semillas. Eres ya un “dependiente” de Monsanto por vida..
La foto esta hecha en unos cultivos tradicionales al este de la ciudad de Pokhara (Nepal)

La ciudad del viento y la luz…

La ciudad del viento y la luz…

Essaouira o Mogador, con cerca de 70.000 habitantes y situada en la costa atlántica, es una ciudad portuaria que vive de la pesca. Se dice que allí termina el Mediterraneo ya que es la ultima ciudad amarullada de la costa.
Essaouira tiene un pasado portugués – queda el puerto y el fuerte como recuerdo..- y una medina preciosa declarada Patrimonio Historico por la UNESCO..
Me gusta de esta ciudad, conocida también como “La perla del Atlantico” o “La Bella Durmiente”, el ambiente tranquilo, amable, callejero de sus gentes que la han convertido en un punto indispensable en la ruta hippie..
La foto esta hecha hace un par de años cuando, con las motos, descendimos por la espectacular costa hasta Sidi Ifni.
Son las barcas de pesca, cubiertas por la bruma del amanecer,. En el puerto de pescadores.

El frío que muerde….

El frío que muerde....

Quien no haya estado en el Himalaya, en alturas superiores a los 5.000 metros, no sabe lo que es el frío. Créanme.
Cuando se pone el sol es tremendo; de madrugada aterrador y en un soleado mediodía, soportable.
Si hay viento y nieva, esta permitido ponerse a llorar después de beberse todo el aguardiente de cerezas que tengas a mano.

La foto esta hecha en Jomoson (Nepal), después de cruzar el duro paso nevado del Thorong La y sus 5.416 metros de altura.
La foto esta hecha en la puerta de una casa de madera – rendijas de más de un palmo, suelo de tierra y ausencia total de calefacción.
La señora, aprovechando los rayos del sol, daba el pecho a su bebe totalmente desnudo. Ni uno ni otro temblaban, parecían tener frío.
A mi, vestido de todo tipo de fibras “made in NASA” – “tinsulate”, Gorotex”, “Polar”, etc..-, me temblaba hasta el pasaporte. Coger la cámara helada, con las manos, era un suplicio…