Paz en medio de la “tormenta”….

Mi chofer no hablaba inglés y viajábamos, mano a mano, en un 4 x 4 hacia el oeste del país, camino de los destrozados “Budas de Bamyan”
La polvorienta y solitaria pista discurría entre plantaciones de opio que nadie – incluidos los “marines” y tropas de la OTAN…- osaba destruir.
Hacia mucho calor y él me insistía en que me colocara el “chaleco antibalas” de kevlar que me había quitado, agobiado por la temperatura; por las caras que me ponía debía acordarse de todos mis muertos
Apenas había gente por la pista, ningún extranjero y solo de vez en cuando, los helicópteros artillados de la ISAF, nos sobrevolaban bajo. Yo, por la ventanilla, los saludaba ostentosamente para no ser confundidos con talibanes y nos largaran un misil.
Paramos en algunas aldeas a beber té y comer “kebas” bien recubiertas de moscas, rodeados de amables y simpáticos barbudos a los que les hubieras dado la cartera y el reloj sin que te lo pidieran.
Pero no paso nada; fuimos y volvimos en una larga jornada, cruzando territorio talibán con esa inconsciencia que te da llevar una Nikon en la mano.
En medio de la tormenta, de la angustia y del apocalipsis talibán, te encontrabas escenas que no encajaban con aquella “realidad”: unos niños jugando, unos adultos paseando al sol en una escena de paz y tranquilidad impropia de aquel país.
La foto esta hecha al oeste de Kabul (Afganistan).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s