Irak…¿una guerra sin sentido?

Irak…¿una guerra sin sentido?

¿Tienen las guerras algún sentido? ¿Qué aprendió el ser humano si, sus diferencias, las sigue dirimiendo en el campo de batalla..? ¿Somos, en algo, mejores que nuestros ancestros..?
La Guerra de Irak, conocida también como “Segunda Guerra del Golfo” u “Operación Libertad Iraquí” es uno de los conflictos más oscuros de las ultimas décadas justificado por el derrocamiento de un dictador y el posible uso de “armas quimicas”…. ¿donde estaban las armas quimicas? El dictador existia, cierto; al igual que en China, Cuba y la mitad de Africa….
Oficialmente, empezó en marzo del 2003 y aunque se dice que su final fue en diciembre del 2011, en el Irak del 2014 se sigue matando y muriendo.
Mi primera visita a la zona fue dos días después de los sucesos del 11-M en Madrid y cuando ya, el nuevo Presidente Zapatero, anunció la retirada de los soldados españoles.
Irak asustaba y obligaba a muchas precauciones: combates, coches bombas, guardaspaldas para moverme por cualquier sitio – 650$ diarios…- y muertos, muchos muertos entre el aleteo de los helicopteros y el rugido de los “Humvees” del “Marine Corps”..
Las cifras oficiales de victimas son también oscuras y fluctúan entre las 150.000 y el millón de personas. De ellos unos 50.000 civiles.Solo hay certeza de los muertos norteamericanos
Pero nadie se las cree, yo incluido, en un conflicto que supuso para la economía de los Estados Unidos unos 5 billones de dólares y que convirtio al país en un caos social y economico. En el Irak de Sadam se pagaba medio dolar por 40 galones de gasolina y en el de 2007 el precio habia subido a 75$…
Irak es hoy en día un país sin dictador pero inestable, étnicamente enfrentado y económica y socialmente roto…¿sirvió para algo la guerra?
La foto, en la carretera que une Bagdad con Diwaniya, recoge a una familia iraquí haciendo un descanso en su camino, a pie, a no se donde. Más de tres millones de iraquies huyeron de su país.

En busca de la gran ola….

En busca de la gran ola….

Hawaii, con sus limpias e impresionantes olas, es la Meca del surf. Waimea Bay, Sunset Beach, Hookipa Beach, Banzai Pipeline, Haleiwa, son algunos de los lugares donde los surfers de todo el mundo, profesionales y amateurs, se dan cita
Olas gigantes, originadas al norte del océano Pacífico, llegan a las costas de Hawaii donde los inventores del “deporte de los reyes” – en hawaiano sería “hee nalu”….- se enfrentan a allas haciendo dote de gran habilidad, energía, flexibilidad y equilibrio, cosas imprescindibles para desafiar al mar.
Cuando el capitán inglés Cook llego a las islas, pudo observar estas inusuales actividades que practicaban los nativos; quedo fascinado por el dominio que los isleños tenían, con un pie delante del otro o bien tumbados boca abajo, sobre largas tablas talladas de los arboles mas altos para dominar las olas.
Un hawaiano que dominara el surf era muy respetado en su sociedad y, los “jefes” eran quienes tenían reservados los mejores lugares de su isla y practicaban con las mejores tablas.
La foto esta hecha en una playa de Honolulu, en un alquiler de tablas para los miles de surfers que todo el año llegan a Hawaii a cumplir un sueño…

Un hogar bajo las estrellas….

Un hogar bajo las estrellas....

Ver como en nuestro país, un miembro de la “rica Europa”, gentes y más gentes son desahuciadas de sus casas a diario, ha sido una sorpresa, o una “novedad” porque hasta la fecha eran cosas terribles pero aisladas y con poca atención por parte de los medios de comunicación.
Perder tu casa, quedarte sin un techo es terrible y más en una sociedad que no esta acostumbrada a vivir en las calles; perder el hogar para gentes mayores o familias con niños es aún más terrible.
Pero sucede.
Puedo imaginar la sensación. Solo eso.
Porque, la realidad, debe ser mucho más dura. Horrible.
En todo el “Tercer Mundo”, esos países pobres que nos pueden dar lecciones en humanidad o, lamentablemente, en vivir en las calles, es una cosa habitual.
En Asia, en África, en AmÉrica se ha nacido, vivido y muerto bajo las estrellas. Ahora también en Europa, en España..
Millones de seres saben lo que es comer, jugar, dormir y sufrir en una acera, bajo un árbol, en un vertedero sin que nadie haga nada por ellos porque…..¿a quien le importa?
La foto esta hecha en una calle cualquiera de un pueblo cualquiera de India. Sobre la tierra, descalzos, cubiertos por unos harapos, se cocina, se come, se duerme. Es su…¿hogar?
Entre nosotros esta pasando.

La cárcel de color azul…

La cárcel de color azul…

Viajar es la mejor vacuna contra el “nacionalismo” y la mejor medicina para abrir tu mente.
Viajando se llena tu cabeza y debería llenarse tu corazón, de nuevas vivencias que, al final, son las que van a marcar tu vida, conformar tu personalidad y crear unos recuerdos de los que, tarde o temprano, vivirás. Aunque solo sea a ratos.
El viajero debe estar dispuesto a ver, intentar entender y aceptar lo que se cruza en su camino. Hacerlo opinando pero no juzgando ni mucho menos comparando, para bien o para mal, con su mundo, su entorno, su vida.
Se pueden ir añadiendo años, a tu vida, de muchas maneras pero solo se puede añadir vida, a tus años, con una mente abierta que te permita ver lo pequeño eres y lo grande que es aquello que te rodea: tierras, hombres, vidas…
Todo lo que vi me marco. Todo.
Todo lo que viví intente entenderlo. A veces sin éxito.
Y todo lo que sufrí me formo hasta convertirme en un ser, alineado con los más débiles, repleto de dudas y con solo algunas certezas.
La foto esta hecha en una carretera, al norte de Afganistán, en la que mujeres vestidas con burka van y vienen. Es su vida cotidiana que, vivan los años que vivan, será siempre dentro de una cárcel de algodón azul.
¿Respetarlo, entenderlo, aceptarlo…?

Perderse, desaparecer…

Perderse, desaparecer...

Mucha gente, me atrevería a decir que todos, hemos soñado alguna vez con desaparecer Y “escondernos” de un mundo que nos supera y asfixia; y buscar lejos esa paz que,cerca, el alma reclama…
Cuando tus sueños se mezclan con la realidad, cada uno tiene una forma diferente de ver, vivir y afrontar su realidad…..”me lo vendo todo y viajo a una isla desierta”…”agarro a quien quiero y marcho a vivir tranquilo..”…o ese tradicional…”¡no puedo más! Me voy…”
Ese “sueño”, ese deseo, esa ambición, es posible. Existe. Solo nuestros miedos nos separan de vivirlo.
Yo he visto muchos “paraísos” en los que pase algún tiempo y en los que soñe desaparecer porque, al final, vives dentro de una caja y no te das cuenta.
Yo podría quitar la tapa.
La foto esta hecha en ese atolón de Rangiroa, en la Polinesia francesa, que me fascino nada más verlo y uno de los lugares más bellos que jamás visite en el que si un día me pierdo, se me podrá encontrar….

Ser bebe en Africa….

Ser bebe en Africa....

Hay que fijarse, con cierta atención, para descubrir entre esa manta de lana posada sobre una mesa, el cuerpo diminuto de un bebe.
Estabamos a casi 40º en la frontera de Kenya con Uganda y en aquel humilde Hospital con gran presencia de las gentes de “Médicos Sin Fronteras”, las madres africanas con sus hijos en brazos o a la espalda, trataban de que la ciencia devolviera a los pequeños la salud.
Aquello era un compendio de todo lo que sale en los libros de Medicina: malaria, disenteria, malnutricion, fracturas, ruidosas toses, ojos semi cerrados, etc, etc. No podría enumerarlo todo.
Esperaban pacientes para, finalmente, depositar a sus hijos ante un doctor y ver como este hacia…¿magia? y devolvia la sonrisa a un pequeño. No hace falta dar datos, una vez más, de los niños que en el Tercer Mundo, mueren por falta d evacunas, antibioticos, medicinas…¡por falta de asistencia medica, higiene y buena alimentación…
Es la vida, las diferencias, de los unos y los otros…

El árbol sagrado de Pushkar

El árbol sagrado de Pushkar

se encuentra la ciudad sagrada de Pushkar, en pleno Rajasthan, es una de las ciudades más sagradas de la India, dedicada al dios hindú Brahma y por ello lugar de peregrinación.
Pushkar es pequeña, agradable y con mucha vida que gira entorno a un lago rodeado de 52 “ghats” o grandes escaleras, que bajan hacia el agua; en este lugar, según la leyenda, se cree un cisne liberado por los dioses dejo caer una flor de loto.
El colorido de la ciudad, donde esta prohibido, entre otras cosas, fumar, es impresionante y aumenta anualmente cuando se celebra la importante feria de camellos que reúne a gentes de todo el Estado y a miles de turistas.
En un paseo, entre los “ghats” y los pequeños templos, encontre este árbol sagrado al que las mujeres acuden para hacer ofrendas y obtener de los dioses el favor de quedar embarazadas.
Son ceremonias sencillas, con ofrendas sencillas y repletasa de colorismo y, sobre todo, fe en un dios que las bendecirá con un hijo.