La cárcel de color azul…

La cárcel de color azul…

Viajar es la mejor vacuna contra el “nacionalismo” y la mejor medicina para abrir tu mente.
Viajando se llena tu cabeza y debería llenarse tu corazón, de nuevas vivencias que, al final, son las que van a marcar tu vida, conformar tu personalidad y crear unos recuerdos de los que, tarde o temprano, vivirás. Aunque solo sea a ratos.
El viajero debe estar dispuesto a ver, intentar entender y aceptar lo que se cruza en su camino. Hacerlo opinando pero no juzgando ni mucho menos comparando, para bien o para mal, con su mundo, su entorno, su vida.
Se pueden ir añadiendo años, a tu vida, de muchas maneras pero solo se puede añadir vida, a tus años, con una mente abierta que te permita ver lo pequeño eres y lo grande que es aquello que te rodea: tierras, hombres, vidas…
Todo lo que vi me marco. Todo.
Todo lo que viví intente entenderlo. A veces sin éxito.
Y todo lo que sufrí me formo hasta convertirme en un ser, alineado con los más débiles, repleto de dudas y con solo algunas certezas.
La foto esta hecha en una carretera, al norte de Afganistán, en la que mujeres vestidas con burka van y vienen. Es su vida cotidiana que, vivan los años que vivan, será siempre dentro de una cárcel de algodón azul.
¿Respetarlo, entenderlo, aceptarlo…?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s