Los artesanos contra el “Made in China”…

La foto esta hecha en una calle cualquiera de la ciudad de Jesalmer, en pleno Rajasthan indio.
Un niño, a la puerta de su pequeña tienda, vende muñecos y marionetas de madera. Artesanía.
Sin duda, el trabajo artersano, es una de las cosas que distinguen a los pueblos, los países y su evolución. Mientras que en el Occidente rico todo es “manufacturado” y nos llega a las manos con la etiqueta del “Made in USA”, “Made in Japan” o “Made in China”, en los países pobres, más atrasados, menos tecnificados, todo se sigue haciendo con las manos.
India, una de las potencias emergentes sin duda, aún conserva ese “retraso” y es bien común que la ropa que visten se la hagan ellos en todos sus procesos, al igual que utensilios de cocina, juguetes de los niños, pocos, muy pocos y en muchos casos hasta sus propias viviendas…
India es un paraiso para los “compradores” ya que a su rica artesanía, se unen unos precios sin competencia – textil, joyeria, artesanía, etc..- y una variedad tremenda.
Ademas, gracias a este “atraso” se conservan aún muchas profesiones: carpinteros, alfareros, sastres y “reparadores” de todo. En el Tercer Mundo no se tiran las cosas…¡aún se arreglan! etc.

El molino, en Formentera, de Bob Dylan…

El molino, en Formentera, de Bob Dylan...

Durante el siglo XVI, a raíz del dominio español en los Países Bajos, llegan a España los molinos de viento, sobre todo en zonas con escasez de agua como las islas Baleares.
Estos molinos, encalados en blanco, tenían tres pisos: arriba la maquinaria y piedra de moler, en medio se recogía la harina y abajo el almacén. Su techo cónico es movible para orientar las aspas al viento.
Formentera, conocida en época de los romanos como la ‘tierra del trigo’ – la harina era básica en su economía..-, llego a tener siete de los que hoy se conservan seis. Se usaron en la harina e incluso para moler sal. Hoy en día son un reclamo para el turismo.
La foto esta hecha al “molí vell de la Mola” explotado hasta 1956 durante 200 años por una misma familia. Restaurado por el “Consell Insular d’Eivissa i Formentera” es el mejor conservado de Formentera.
Una “leyenda urbana” de la isla, sin confirmar, dice que en 1968 se le alquiló al mismísimo Bob Dylan. Podría ser.

Tu vida por 100 euros…

Tu vida por 100 euros...

Era una escena cotidiana en el Afganistan de comienzos del siglo XXI. Imagino que sigue siendola hoy en día…
Un hombre, con su bici, mira curioso como un compatriota se juega la vida, tal como suena.
Agachado, “armado” de un chaleco antibalas y una visera de kevlar, esta buscando y desarmando minas anti persona por una carretera cualquiera.
Lo hace por un sueldo de 100 euros al mes – una fortuna en el país y un ridiculo para nosotros…- tras haber sido entrenado, brevemente, por las tropas de la coalición….
De la imagen, de la situación, podríamos sacer muchas conclusiones pero debe bastarnos para ver que, la vida, tiene precios bien distintos según quien seas y donde estes.
Y que en el Afganistan, segun una encuesta hecha por Naciones Unidas, las minas afectaban de una forma directa al 12% de los hogares: caminar por los caminos que unían las aldeas era una actividad de riesgo pero conducir al ganado, la actividad más común en estas comunidades, era especialmente peligroso con más de 35.000 animales muertos en un año..
En uno de cada veinte hogares habian intentado eliminar minas sin conocimientos ya que más de la mitad de las victimas habian muerto y el 25% de ellas habia perdido algun miembro. El ochenta por ciento d elas victimas se habian endeudado por vida para poder recibir asistencia medica…
La foto esta hecha en Bahram, al norte de Kabul.
Las minas, por cierto, estan prohibidas en la guerra por numerosos tratados.

La lluvia que mata…

La lluvia que mata…

Se entiende por lluvia ácida, cualquier tipo de precipitación que lleve elevadas concentraciones de ácido sulfúrico y nítrico; las capas vegetales en descomposición o los volcanes pueden originarla pero la mayor parte de este tipo de precipitaciones es originado por el hombre .
La quema de los llamados combustibles fósiles – el carbón en las plantas generadoras de electricidad, las fabricas, los escapes de los coches, etc..-, liberan estos gases que se propagan por el viento y atacan la Tierra.
Son muchas las consecuencias de la “lluvia ácida” en el entorno, las mayores sobre lagos, ríos. Arroyos, pantanos, la fauna y los bosques y selvas que ven reducida su capacidad de resistencia a las bajas temperaturas, los insectos, las enfermedades…
Un bosque afectado crece más lentamente, las hojas de sus arboles adquieren un color café y acaban muriendo sin una explicación clara.
No existe una solución plenamente eficaz aunque la aportación de cal en polvo, a los lagos o bosques, podría llegar en algunos casos a neutralizar la acidez.
La foto esta hecha en el Quebec (Canadá) en uno de sus preciosos bosques en peligro…

Cerrar, o abrir, la puerta…

Cerrar, o abrir, la puerta...

Y un día cierras la puerta. O la abres.
Nadie regreso del “más allá” para explicar si la puerta se abre o se cierra….
Todas las culturas, las religiones, dan una gran importancia a ese momento: la transición entre la vida y la muerte. Estar aquí e irte para “allá”…
Si para unos el el final de todo para otros marca el comienzo de una nueva vida, de otra existencia.Dolor o alegría. Quizás en la la misma tierra, quizás en un “paraíso” o un infierno.
Cuando te acercas a la puerta, cuando has estado cerca de ella o la presientes, todo se vuelve diferente. Ya nada será igual y solo cabe ponerte en orden contigo mismo y vivir, o morir, en otra dimensión porque, al final, solo te va a quedar tu familia, unos cuantos amigos y un “dios”. O nada de todo eso.
Nacemos solos y morimos solos.
Pero todos tenemos derecho a vivir como nos guste, o por lo menos intentarlo; también tenemos la “obligación” de morir. Y de hacerlo con dignidad, escogiendo nuestro camino y dejando, a nuestras espaldas, recuerdos. Para los demás.
La foto esta hecha en Marruecos, en una pequeña “kasba” en la que, un anciano, esperaba junto a una puerta de barro…

Hacia el sur…..

Hacia el sur.....

Y un buen día, hace ya unos cuantos años, puse rumbo al sur desde mi Barcelona.
Eramos cuatro y una “furgo” Wolswagen verde, repleta de agua, comida, mis camaras y mucha ilusión. Siempre hacia el sur, ese punto cardinal, “propiedad” de los pobres, como meta final.
Cruzamos España. Y luego el Mediterraneo, Argelia, Niger, Mali, Alto Volta, Costa de Marfil y llegamos, de nuevo, al mar en el impresionante Golfo de Guinea. Habiamos abandonado el “norte” poderoso, ostentoso, familiar y seguro, para entrar en una dimensión nueva, colorista, exótica, insegura, emocionante y repleta de aventura.
Guardo muchas fotos, algunos videos y miles de recuerdos de aquel viaje que me transporto a un mundo desconocido, misterioso, magico: fueron semanas de encuntros con los tuaregs, las aldeas africanas, la casba de Argel, comidas nuevas, olores nuevos, paisajes increibles, el desierto.
Cruzar el Sahara, con una Wolswagen, tiene lo suyo. Pero apenas me acuerdo de las horas y horas, con una pala en la mano, desenterrando las ruedas en la arena o empujando.
Mis recuerdos, de aquel espectacular viaje, son la noche bajo un manto de estrellas, el silencio total, absoluto y el camino: siempre al sur, sin más, por unas “pistas” de arena en las que unas piedras, en ocasiones bidones de petroleo vacíos, marcaban la ruta surcada de huellas de “aventureros”, como yo, que buscaban el sur. De “desesperados”, como ellos, que buscaban el norte. Unos y otros nos cruzabamos con curiosidad y reverencia..
La foto esta hecha al sur de Argelia, cerca de Arlit, la frontera de Niger.

¿Por los muertos o por los vivos…?

¿Por los muertos o por los vivos…?

El “11-S” lo pase delante de una “tele”. El “12-S”, en un aeropuerto canadiense. El “13-S” entre en New York.
De lo que vi y viví me queda un recuerdo que podría resumir en una sola palabra: perplejidad. Nunca pude imaginar que un día viviría algo como aquello.
¿Cuáles eran los símbolos de la fuerza, de la riqueza, del poder y de la modernidad? ¿Dos “torres gemelas”…?
Si detrás de nuestra cultura, civilización, está Homero, Sócrates, Platón y Aristóteles; la antigua Grecia con su descubrimiento de la Democracia o la antigua Roma con su concepción de la Ley, el Renacimiento, Leonardo da Vinci, Miguel Ángel, la música de Mozart y Beethoven…¿cómo podíamos asimilar aquello?
Si detrás de nuestra civilización está esa ciencia que cura muchas enfermedades, inventa máquinas maravillosas como el tren, el coche, el avión, las naves que van a la Luna o la radio, el teléfono, la televisión…¿ la “teocracia” podía con la “tecnocracia”…?
¿Qué sentido tenía aquello..? ¿Qué sentido tiene respetar a quien no nos respeta?
La foto esta hecha hace un par de años, en la llamada “zona cero”; con los restos de unas vigas de acero, mientras se trabajaba en un nuevo desafío arquitectónico, se levanto una cruz.
¿Por los muertos, por los vivos, por unos y otros, nosotros y ellos…?