Ganarse el arroz….

BIRMANIA Bagan monjes-imp

Cada mañana, al salir el sol, forman su fila en silencio y desde el cercano monasterio marchan en silencio hacia Bagan.
Es un camino en el que se mezcla la oración, los “mantras” repetidos” cientos de veces, con la fresca y suave brisa y el dolor d eunos pies descalzos sobre el camino polvoriento.
Los monjes budistas van en busca de su alimento.
Llegados a la ciudad, a la aldea o pequeño pueblo, se rompe la fila dirigida por el más mayor y todos ellos van en busca d eun alimento, su sustento diario, que no reclaman.
Silenciosos, con la dignidad del monje, se paran ante las puertas d elas casas, en las esquinas, en un cruce d ecaminos. Y los fieles, hombres, mujeres y niños, acuden con alimentos: arroz, verduras, frutas, galletas, cualquier cosa que depositan en sus cuencos vacios.
Luego, ya con el alimento asegurado, regresan a su Monasterio para rezar, trabajar, acercarse a Buda.
Un día más en Myanmar…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s