Una vida de anacoreta….

ETIOPIA Lalibela-imp

La palabra anacoreta procede de terminos griegos y latinos que significaban “retirarse”, vivir aislado de la comunidad o rehúsar los bienes materiales y retirarse a un lugar solitario para entregarse a la oración y a la penitencia.
Los llamados anacoretas surgen en el siglo IV en el seno de una corriente de la Iglesia de Cristo: la espiritualidad monástica que buscaba la limpieza de corazón mediante el desprendimiento de todo lo creado, alejandose del mundo y practicando la caridad.
La limpieza de corazón era el requisito para la posesión del Reino de Dios por medio de la contemplación divina en una vida contemplativa.
Los primeros anacoretas se dan en Egipto, en torno a San Antonio Abad y sus discípulos que poblaron los desiertos de Nitria y Scete. Habitaban cuevas o cabañas, bien aislados o bien en grupos de dos o tres y su vida se caracterizaba por la soledad, el silencio, la oración, la penitencia y el trabajo manual. Una vez por semana, el domingo, los solitarios acudían a la iglesia en común para asistir a los oficios divinos y escuchar los consejos de los presbíteros.
En los siglos XIX y XX, el francés Carlos de Foucauld tras su conversión, rehusó conservar su gran fortuna y su deseo de servir a “los últimos” lo llevó al Sahara argelino, donde ejercitó largamente la oración y a la contemplación, viviendo en unas cuevas que hoy se pueden aún visitar.
La foto esta hecha en Lalibela, Etiopía, a un anacoreta dedicado al rezp y la meditación..

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s