“Kala Patthar”, el balcón del Everest….

Scan 8-130221-0001-imp

El ascenso empieza a las tres de la madrugada, con muchos grados bajo cero en el termometro y tras una “noche” de poco sueño, mucho ruido y frío, dolor de cabeza y emociones en un refugio de montaña..

Mis recuerdos al salir de Goeakshep  a 5.164 metros de altura, son intensos: el frío, el agotamiento ya antes de empezar el ascenso y una noche limpia, estrellada. Harka Rai, el “sherpa” que siempre me acompaña en el Himalaya, abre camino en una nieve que no alcanza el metro de altura. Yo respiro con dificultad y noto, como cada día, los pies humedos y helados por una ruta desde Lukla hasta el Everest.

Ya solo quedan 500 metros hasta la colina de Kala Patthar (5.600 mts) desde donde, al amanecer, tendre las mejores vistas del Everest posibles para un humano; a partir de ahí empieza la escalada reservada solo a los “extra terrestres”.

La ruta, a esas horas, esta muy poblada de “trekers” que buscan, como yo, ver la gran montaña desde esta cima del Pumori junto al glaciar Khumbu.

Tres horas después hacemos cumbre, nos hacemos con un pedazo de espacio entre japoneses, almenaes, ingleses y muchos etceteras y hacemos fotos, nos felicitamos y comemos algo. El pico medio negro del Everest, a la izquierda, no se ve el más alto pero lo es.

Luego el descenso y cinco días de marcha, siempre hacia abajo, que nos llevan al helicoptero, a Katmandu, a casa….¡vi el Everest con mis propios ojos y bien cerca!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s